GACETILLA DEL DESENLACE DE ALLEN FRANCIS GARDINER CAPÍTULO II

1GArdiner2

Fueron casi tres meses exactos de navegación, del 7 de Septiembre al 5 de Diciembre, el tiempo que llevó cruzar el mundo a mediados del siglo XIX. De Gran Bretaña a Tierra del Fuego, sólo la lluvia se asemeja entre ambos archipiélagos. Es necesario recordar el primer intento de la misión anglicana por instalarse en la isla Picton, fueron menos de 24 horas lo que duró aquella expedición en dicha isla. La inclemencia del clima en aquellos parajes no se hizo esperar y los azotó desde la primera hora. Después de un azaroso desembarco y un gran desgaste por levantar el campamento, Gardiner se convence de no estar lo suficientemente preparado como para garantizar la seguridad y el cometido de dicha empresa. Consecuentemente, ese mismo día decide abandonar la ensenada Banner, la misma ensenada, que lo verá llegar dos años después.
Esta segunda expedición llegaría mejor equipada, quizás no como se ideó desde un principio. Pretendían un ligero Bergantín, pero tuvieron que conformarse con dos embarcaciones que navegaban tanto a vela como a remo, de las cuales una de ellas se encontraba averiada y necesitaba ser reparada. Ambas embarcaciones llevaban en sus compartimientos las provisiones para subsistencia de al menos seis meses… Éstas cumplirían tanto la función de refugio como de transporte una vez alejada la embarcación madre.
A una semana de su llegada y después de garantizarles a los misioneros la seguridad necesaria para la construcción de una gran muralla alrededor del campamento, el gran barco se lleva las últimas noticias de estos valientes hombres que equivocados o no, dejarían todo lo propio por sus creencias. El día en que “La reina de los Océanos” parte, las aguas del Canal de Beagle se encontraban extrañamente calmas, al punto que se podía divisar el reflejo de los acantilados en el agua. Como nunca antes se había sido visto, estas aguas despiden amablemente a la imponente nave inglesa.
Ya sólo dependiendo de ellos mismos, los ánimos de los siete misioneros empiezan a cambiar cuando dan cuenta de que olvidan a bordo de la gran embarcación las reservas de pólvora, limitándolos a prescindir de la caza para la alimentación. El tiempo es escaso para aquellos que lo necesitan.

Latitud 55 Sur

Fuente: “El Último Confín De La Tierra”, por Lucas Bridges
“The Story of Commander Allen Gardiner, R.N with Sketches of Missionary Work in South America » por John W. Marsh, M.A y W.H. Stirling, D.D

Deja un comentario