GACETILLA DEL DESENLACE DE ALLEN FRANCIS GARDINER CAPÍTULO I

1Gardiner 1

El destino estaba marcado para estos siete hombres que se aventuraron a una misión a más de 12.000 kilómetros de sus casas, donde la falta de comunicación hace que sea imprescindible una buena organización. El 7 de Septiembre de 1850 parte del puerto de Liverpool “La reina del océano” llevando consigo la expedición liderada por el Comandante Allen Francis Gardiner. Junto a él, 6 compañeros: el Sr Richards Williams un médico que ejercía como cirujano en Staffordshire, John Maidment un joven catequista que fue recomendado por el secretario de la misión en Londres por su humildad, fe y audacia, Joseph Erwin uno de los voluntarios cumpliendo el rol de carpintero. Para él estar bajo el mando de Allen era como estar en el cielo. Completaban el grupo, tres pescadores de Cornualles, John Pearce, John Badcock y John Bryan. Así, esta humilde compañía decide adentrarse en mares desconocidos por el hombre. Llevaban consigo dos embarcaciones a vela con casco de hierro de 8 metros de largo cada una, el Speedwell y Pioneer, cargando suministros para 6 meses de supervivencia. Contando con la experiencia de estos hombres, ya sea en la pesca como en la caza, les daba otros cuantos meses más de supervivencia para lograr su cometido. El destino: la isla Picton. El objetivo: encontrar a Jemmy Button como nexo a la civilización indígena. Contando con la experiencia adquirida dos años atrás por su paso por el archipiélago austral, tanto en la navegación como en la interacción con los indios, nada podía fallar. Estaba arreglado por carta el suministro de un cargamento como para subsistir otros 6 meses más, proveniente de las Islas Malvinas. La expedición era un hecho, nadie podía imaginar cómo terminaría esta aventura… El destino estaba marcado para estos siete hombres.

Latitud 55 Sur

Fuente: “El Último Confín De La Tierra”, por Lucas Bridges
“The Story of Commander Allen Gardiner, R.N with Sketches of Missionary Work in South America » por John W. Marsh, M.A y W.H. Stirling, D.D

Deja un comentario